Otras Mujeres: La decisión de no tener hijos

Otras mujeres es un proyecto fotográfico que surge de la necesidad de entender  y visibilizar el hecho de que, aún hoy, siga resultando difícil compartir los motivos que llevan a las mujeres a decidir, libremente, no ser madres. ¿Por qué estos relatos siguen siendo poco públicos? ¿Por qué sigue pareciendo un tema tabú? ¿Cómo entender este acto en relación con las demandas de las mujeres de decidir sobre su propio cuerpo? ¿Qué implicaciones sociales y políticas tiene este hecho? A través de las imágenes y los testimonios recogidos, este proyecto de fotografía digital visibiliza las subjetividades de las otras mujeres: las no festejadas los 10 de mayo; aquellas que, por decisión propia, decidieron no seguir el mandato social que convierte a la (buena) mujer en sinónimo de madre.

En este proceso de desnaturalización de estereotipos y de respuesta a prejuicios y reproches, Judith Romero ha fotografiado a mujeres procedentes de diversos contextos socioeconómicos, geográficos y de sexualidades diversas. Con ellas, y siguiendo un proceso de marcado carácter autoexploratorio, Romero se ha sumergido en el terreno íntimo de sus vidas y en las complejidades y la fuerza de sus decisiones. Las fotografías, a través del retrato de rostros, espacios y objetos, desvelan deseos, decisiones, anhelos y formas específicas de entender el mundo. 

Estas imágenes están acompañadas de un breve video que documenta el proceso de realización del proyecto. Las conversaciones, parcialmente guiadas por las preguntas de la artista, conformaron el contexto necesario para la realización de los retratos y el resto de tomas fotográficas. Las protagonistas de esta historia (Mariana, Lisa, Natacha, Claudia, Ronda, Gisela, Renata, Emilia, Fabiana, Deyanira, Azucena, Claudia G., Rufina, Zoila, Norma, Alejandra, Carolina, Guadalupe y Ángela) hablan de su decisión y dan al espectador la oportunidad de descubrir temas recurrentes como la infancia, la soledad, la religión, la norma social, los cuidados, el derecho al control sobre el cuerpo propio, el aborto, las relaciones familiares o la independencia.

Podemos considerar que el trabajo de Romero surge de un principio feminista fundamental: el de las historias compartidas; aquellas que crean las condiciones necesarias para conformar espacios de visibilidad, de toma de la palabra, de seguridad, de solidaridad y confianza para todas esas otras mujeres.

Elaborando sobre la irónica pregunta formulada en el siglo XVII por la gran poetisa Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), sobre «¿qué podemos saber las mujeres sino filosofías de cocina?» proponemos aquí que es precisamente en el género pictórico de la naturaleza muerta, pese a su menosprecio historiográfico generalizado,  en donde las artistas frecuentemente encuentran los elementos necesarios para superar prejuicios, para expresar una visión propia del mundo, y para resistir así,  a las muchas restricciones a las que a lo largo del tiempo han intentado someternos a las mujeres.

Dra. Rían Lozano
Investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM

Gisela
Buenos Aires, Argentina, 2015

«Sé que mi decisión tiene un impacto político.»
Fabiana
San Pablo, Brasil, 2014

«No necesito de la maternidad para decir que estoy realizada. La realización viene de mi trabajo en los proyectos que llevo a cabo.
Las personas piensan que el tener hijos es algo que debe suceder en sus vidas, que es el camino por el que debemos pasar todos. Yo soy rara para estas personas, a veces no es una sino dos veces que tengo que explicar sobre mi decisión y observo que me justifico ante ellos.»
Lisa
Buenos Aires, Argentina, 2015

«Es difícil definir cómo se llega a esta decisión, es algo tan adentro mío que es como si siempre hubiera existido. Creo que tiene que ver con la historia de mi papá. Cuando yo tenía 30 años mi padre se suicidó. La sensación que flota en el aire en mi familia, es decir mi mamá y yo, es que mi papá no debió haber tenido hijos.»
Gisela
Buenos Aires, Argentina, 2015
Emilia
Desierto de Sonora, México, 2015

«Una maestra que tuve en la licenciatura, a sus alumnos nos platicó que desde muy joven había decidido no ser mamá y me encantó la idea y de que había otro camino, el de no ser madre.»
Claudia
Buenos Aires, Argentina, 2015

«Tengo 48 años, a los 51 terminaré la secundaria. Siempre tuve vergüenza de no haber estudiado, sabía leer pero mi letra era pésima. En la escuela conocí a una mujer paraguaya, ella no tiene hijos —nunca le pregunté por qué no tuvo—. Como ejercicio de trabajo cada alumno escribió su biografía y recuerdo lo que ella escribió: “que empezó a trabajar a los 9 años y con su primer sueldo le compró una vaca a su madre y decía que no tenía recuerdos, su recuerdos eran trabajar y trabajar”. A mí también nunca me ha mantenido nadie, desde chica me mantengo sola con los trabajos que he realizado. Para mí era normal no ir a la escuela.»
Ángela
Puebla, México, 2019
Claudia
Buenos Aires, Argentina, 2015

«Era muy chica cuando supe que estaba embarazada tenía 17 años, no le dije ni a él ni a mi familia la situación en la que estaba. Así que decidí abortar.
Soy la única de mis hermanas que decidió no tener hijos, ellas también tuvieron vidas muy duras. Si yo me hubiese quedado en Catamarca capaz estaría llena de hijos, porque allá la vida es otra, las mujeres son para estar fregando los pisos y cuidar a los hijos, lo veo en mis hermanas y mis sobrinas, que están jovencitas, todas llenas de hijos, con cinco o seis hijos.»
Renata (Polonia)
Capulálpam, Oaxaca, México, 2015

«Soy independiente, y la soledad es otra cara de la independencia.
Para mí el no tener hijos es la libertad, es hacer lo que me gusta.»
Deyanira
Playa Aguachil, Ixhuatán, Oaxaca, México, 2017

«La maternidad era un tema que ni siquiera se cuestionaba, se pensaba que era una especie de «orden natural» y no una decisión libre. 
El feminismo vino a poner los acentos más adelante. Pero en los sesentas y setentas esta decisión de no ser madre era un pecado mortal.»
Claudia
Cahuil, Chile, 2017

«Para mí siempre estuvo en duda, quería tener una familia pero no sabía si en esa familia iban incluidos los hijos; porque en un momento la vida es una posición un poco rebelde, así como: “por qué voy a traer hijos a este mundo de mierda”. Es una negación en ese sentido más rebelde, luego uno va madurando y la posición va cambiando. En el fondo la vida te va enseñando que hay otras cosas en las que puedes realizarte como mujer y que no involucran directamente la maternidad. Para mí familia es mi pareja.»
Emilia
Oaxaca, México, 2016
Claudia
Santiago, Chile, 2017
Ángela
Puebla, México, 2019

«Mi tía Eloina fue la solterona de la familia, era la señorita y se hablaba de ella con mucha lástima. Esto me hace recordar aquellas frases que se decían en los 70´s en Veracruz: “Se quedó para vestir santos”, “Pobrecita, no tuvo hijos”, “Pobrecita, no se casó”, “No hubo nadie que le hiciera el favor”. ¿Puede haber algo más denigrante?, lo que para mi tía fue una sentencia, para mí fue una elección, una decisión de no tener hijos.»
Guadalupe
Cholula, Puebla, 2019

«A las personas con discapacidad en general les anulan la sexualidad como si dejaras de tener hormonas. Yo sí me doy la oportunidad de tener parejas, pero siempre siendo una persona muy responsable, es cuidarte de no quedar embarazada, también para no tener una enfermedad.
Un hijo no es un seguro de vida para tu vejez, así me hacían sentir muchas personas: “¿quién te va a ver o quién te va a jalar? aunque sea ten un hijo para que te cuide”. Creo que yo no fui criada ni parida para eso, mi madre nunca nos ha hecho sentir que tenemos que ser su seguro de vida en su vejez.
Tengo una autoestima lo suficientemente fuerte para ir en contra de la corriente. Las personas con discapacidad difícilmente terminan la carrera. Te dicen: “¿para qué estudias? tal vez ni puedas ejercerla”. Si yo hubiera escuchado lo que decían las personas tal vez estaría cuidando un hijo, que no es algo malo, pero no es para lo único que yo iba a servir.»
Gisela
Buenos Aires, Argentina, 2015
Lisa
Buenos Aires, Argentina, 2015
Claudia
Santiago, Chile, 2017

Videos y presentaciones

Exposición Otras Mujeres, en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), Oaxaca, 2017.
Exposición Otras Mujeres en la Casa de Arte Diego Rivera, Puerto Montt, Chile, 2018.
Charla con la Dra. Valeria Sánchez Michel, directora de la Revista Nieika, de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, 2021.
Otras Mujeres. La decisión de no ser madre, en el programa Diálogos en confianza del canal 11, Instituto Politécnico Nacional, Ciudad de México, 2019.
Sé que mi decisión tiene un impacto político, charla en la Escuela Activa de Fotografía, Ciudad de México, 2021.
Otras Mujeres. La decisión de no tener hijos, charla con Adriana Martínez y Reyna Aguiar de la revista Antidogma, en el marco del Festival de Fotografía FotoMéxico-2019, organizado por el Centro de la Imagen, Ciudad de México, 2020.